8 maneras de destrozar un buen gintonic
Información

8 maneras de destrozar un buen gintonic

Es un hecho que es el gintonic está de moda, hoy solemos ser más exigentes que nunca a la hora de pedir un gintonic en un local.

Este post no trata de encontrar el famoso gintonic perfecto, ni siquiera es una competición para ver quién es más sibarita, la idea de este post es reconocer algunas acciones que pueden hacer que un gintonic que nos han vendido como Premium se transforme en un mal gintonic, incluso consiga que se nos revuelva todo el cuerpo en vez de sentir un hormigueo de placer.

Nos gustaría puntualizar que un buen gintonic puede ser muy sencillo, un perfect serve no tiene porque ser adornado con demasiada parafernalia, pero lo que sí está muy claro es que si nos venden el gintonic como Premium, y el local se hace llamar un Ginclub debe cumplir al menos con unos mínimos de calidad y evitar ciertas acciones.

1. Utilizar un vaso de tubo. Un gintonic se comienza a disfrutar con la mirada y se sigue disfrutando con el aroma. Una copa o vaso ancho, nos permiten poder meter la nariz en la copa y captar sus matices aromáticos, una copa de tubo, no.

2. Utilizar hielo pequeño o picado. El hielo en un gintonic tiene como misión enfriar la bebida pero sin aguarla y quitarle fuerza. Hay que ser generoso en el servicio del hielo, pero cuanto más grande y gordo sea, mejor ya que aportará menos agua a la copa.

3. No enfriar la copa. Debemos enfriar la copa con el hielo y sería mejor utilizar ingredientes fríos ya que esto nos permite aportar menos agua de hielo a la bebida y por tanto mantener su sabor y su punto de burbuja.

4. Servir demasiada cantidad de ginebra. Este es uno de los errores que más perjudica y ha perjudicado siempre al gintonic. La proporción correcta para lograr un gintonic agradable a todos los paladares es de entre 4 y 5 partes de tónica por cada parte de ginebra. A efectos prácticos, un chupito de ginebra por cada botellín de tónica de 20 cls.

5. Tirar la tónica bruscamente o incluso “pinchar la tónica”. La tónica tiene un punto de gas y esto forma parte de su propia identidad o esencia. Se debería servir la tónica de tal manera que mantuviera al máximo el punto de aguja y se asegurase al máximo la perfecta mezcla entre tónica y ginebra sin necesidad de remover.

6. No aromatizar la copa. Aromatizar la copa potenciando un sabor incluido en la ginebra o bien jugar al contraste, nos permite mejorar espectacularmente la copa con un mínimo esfuerzo.

7. Añadir zumo de limón o de cítricos al gintonic. El zumo de limón vuelve demasiado ácido y amargo un gintonic a la vez que le rebaja mucho el nivel de gas carbónico. Mejor aromatizar la copa con aceites esenciales.

8. Añadir “cosas que no tocan” al gintonic. Cada ginebra tiene una receta propia de botánicos que le dan su propia personalidad. Si le añadimos cosas que no tocan a las diversas ginebras, estamos desvirtuando los gintonics. ¿Le añadirías pepino a unos canelones o a una paella?

Así que ya sabéis, cuando visitéis un Ginclub podéis estar atentos a estos 8 posibles errores que podrían destrozar lo que nos han vendido como un gintonic Premium.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *